Estamos en el nuevo sitio: EL BLOG DEL MORSA - HTTP://WWW.ELMORSA.COM

política: las ong versus el perú

a mi me enseñaron las cosas crudamente: "follow the money trail", que en cristiano es algo así como "sigue la huella del dinero" o "veamos quien tiene la mermelada".



no creo que el tema de fondo detrás de la persecución a las ong sea la agenda sobre derechos humanos. finalmente, a muy poca gente le importa un juicio a algún general violador de derechos humanos.

pero, veamos. ¿a quiénes les conviene que se vigile y/o sancione las ong? quizá la siguiente intervención de roque benavides (gerente de la minera buenaventura, la que justamente explota yanacocha) nos de alguna pista (hubiera citado a alditus, pero mejor a alguien que tenga poder de verdad):

"Vamos a enfrentarlas. Hay que hablar las cosas con la verdad. Existen muy buenas ONG que están en el país, pero hay otras que realmente están haciendo daño".
uhm. ¿daño? ¿acaso le hace daño a buenaventura que se le repare a alguna víctima? ¿en qué le afecta?

quizá lo siguiente sí nos de más pistas. jorge del castillo, premier:
Sin embargo, Del Castillo dijo temer que en este caso [la consulta popular sobre inversión minera que va a haber en majaz] ocurra algo similar a lo que se dio tiempo atrás en la zona piurana de Tambogrande. “Allí hubo reclamos, (se dio) una gran concurrencia de ONG ambientalistas, hicieron su trabajo y la empresa (Manhattan) se fue. Pasaron tres años, las ONG se fueron, y los campesinos iniciaron una explotación del oro de manera artesanal, contaminando todo”, recordó.
uhm, creo que ya casi la tenemos.

no la capto aún. pero siento que estoy cerca. lo único que sé, es que esto va a continuar hasta el fin de nuestros días.

también:
- ong's y su fuego cruzado (desde el tercer piso)
- ¡explotación minera en lima! (carta al útero de marita)
- caviares versus no-caviares (fantomas)

perútags:

2 comentarios:

  1. G. Seminario N. said,

    Recupero tú título y algunos de los links que leí, sobre todo los comentarios a la carta de Goldfinger. Mi opinión siempre fue que la modificatoria a la ley de creación de la APCI era un instrumento para frenar la oposición a las líneas más generales del proyecto en el que coinciden el APRA, el fujimorismo, varios grandes grupos empresariales (en alguna medida representados por UN) y principales cúpulas militares. Ellos son concientes de la falta de oposición concertada y ven en las ONG's de DD.HH y de defensa del Medio Ambiente, además de algunos medios de prensa, al último enemigo.

    Los une esta idea de Perú país minero como sea. En parte es un proyecto país, pero creo que más pesan los intereses privados en esta visión. Entonces la defensa de los derechos es un peligro, porque pone en igualdad de condiciones a aquellos que viven en La Frontera, en los márgenes de la ciudadanía.

    Tal vez estas personas no piensen que el Perú deba ser un país minero a como de lugar, tal vez crean que ellos tienen los mismos derechos a opinar sobre su futuro y el de sus hijos y a estar en contra del proyecto de aquellos que detentan el poder ahora. Tal vez quieran que sus intereses sean tomados en cuenta y que se les vea como iguales.

    Lo que yo veo ahora son acciones de gobierno que dicen que para lograr el desarrollo no es necesario generar ciudadanía. Los reiterados encontronazos del gobierno y las industrias extractivas con la población son producto de obviar la igualdad y los derechos de la gente y de intentar silenciar a aquellos que le recuerdan esto.

    La gente tiene derecho a decidir qué desarrollo quiere y el gobierno debiese respetar y promover eso y no tomar partido. Eso es lo sano, pero es casi imposible ¿no?.

    Ahora alguien va a decir que soy caviar, que es la más peruana y actualizada versión de aquella advertencia dada por el colonizador sobre el peligro que representaban los bárbaros, los que están en las fronteras, donce la civilización aún no ha puesto una fortaleza o mina a tajo abierto.

    on 8:41 p. m.


  2. Roberto said,

    gerardo... ¿te he dicho ya para armar tu blog?

    on 9:00 p. m.