Estamos en el nuevo sitio: EL BLOG DEL MORSA - HTTP://WWW.ELMORSA.COM

temporada de plagios: ahora eloy jáuregui


rabbit seasoning (1952)

salió al descubierto un nuevo plagio más: eloy jáuregui plagió dos veces dos: una para su propio blog y otra en la república, tal como se consigna en el blog puenteareo1.

¿producto de francachelas, de noches de bohemia en el cordano, entre pitrimitris y perimetres en el queirolo?

ironías del destino: ayer justamente la república (donde jáuregui cumple el papel de colaborador), sacó un artículo sobre los plagios, registrando algunos otros plagios famosos en el perú, entre ellos el de fernando iwasaki y el de álvaro vargas llosa. ¿dirán algo sobre su propio columnista invitado?

lo que uno ve cuando regresa de vacaciones (dicho sea de paso, obrajillo es el paraíso, pero de eso me encargaré en otro post).

perútags:

4 comentarios:

  1. LuchinG said,

    También leí lo de Iwasaki y Alvarito, pero no queda claro. ¿Alguien se anima a hacer un blog/galería de plagios?

    on 1:44 p. m.


  2. Anónimo said,

    Otro blog menciona lo siguiente:

    ""FAVERON DESCUBRE PLAGIO DE ELOY JAUREGUI.

    Vean cómo plagia un dizque profesor de periodismo (de la misma universidad de Alfredo Bryce?)."


    ¿No será que Faveron estaba picado por esto? De paso, su ataque justificaría lo de Cueto además de querer dejar malparado a Jáuregui.


    http://el-jauregui.blogspot.com/2007/03/tu-mala-canallada-4.html

    SANGRE EN EL OJO

    Eloy Jáuregui




    Pamela de la Pinella es una mujer joven guapa valiente e inteligente y fue mi alumna en un último curso de periodismo. Hoy ya está titulada. No llega a los 25 años. Es hija del periodista –mi hermano-- Eduardo de la Pinella, asesinado junto a los colegas Pedro Sánchez, Willy Retto, Jorge Mendívil , Jorge Sedano, Amador García, Félix Gavilán y Octavio Infante, y el guía Juan Argumedo en un el paraje de Uchuraccay en Ayacucho hace 24 años un día como hoy.

    Pamela sabe de la violencia. El Estado también. A ella no le tiembla la mano y distingue su país de la ilusión y ese de la guerra popular. Aquel donde se mataron los jóvenes más pobres del Perú y el otro que canta en la combi. La CVR dice que murieron cerca de los 70 mil. Yo digo que fueron más. Pamela sabe que no miento. La historia es más actual y no metafísica.

    Hoy circula un libro miserable: “Toda la sangre, Antología de cuentos peruanos sobre la violencia política”. Gustavo Faverón Patriu es su creador. ¿Violencia política? ¿Cuál? La de la barra brava de la "U" o la que esta en forma de cómic en Guamán Poma de Ayala. La de la extirpación de la idolatrías o la que ocurre con los linchamientos en Carabaillo. El autor y su libro fabricó un vademécum policiaco. La literatura peruana cual ojo de comisario editorial. Es injusto. La violencia no es moda, es historia: de Caral a Ilave.

    Los escogidos, Miguel Gutiérrez, Zen Zorrilla, Dante Castro, Pilar Dughi, por nombrar algunos, no son apologistas del terrorismo como Faverón sugiere. Escriben contra la incomprensión de Vargas Llosa con su informe de Uchuraccay. El puma y no Mao, el mote y jamás Lenin. En los Andes se sueña como en las playas de Asia. Cada quien pide justicia a su modo. Aquello es subversión para Faverón en un país tatuados de seudónimos.

    En Uchuraccay dicen que los marinos de Grau mataron a los periodistas. Nadie lo ha probado. Yo sé que mis colegas fueron asesinados porque quisieron escapar de esa máxima de la Dra. Hildebrandt: “Cuidado con lo que digas”. Pamela de la Pinella mira desde su ventana todas la mañana la imagen de su padre. Es su ejemplo. Ningún crítico literario de Cornell University podrá matarlo.

    [Publicado en el diario La República en enero del 2007]"

    on 11:03 p. m.


  3. Roberto said,

    si estaba picado o no, ni idea. pero que es un plagio con cada una de sus letras, lo es.

    sobre la antología hecha por gustavo faverón, no puedo decir nada hasta leer el libro.

    on 11:17 p. m.


  4. el-jáuregui said,

    Tu mala canallada. Otro Bryce

    Eloy Jáuregui
    http://el-jauregui.blogspot.com

    En su último libro Del pensar mestizo Hugo Neira sostiene... Perdón. Un paréntesis. Yo no tengo secretaria como Alfredo Bryce. Pero quisiera. Yo he callado respecto a su problema. Tengo mis razones. Quiero mucho a Alfredo. Guardo duelo, se entiende. Don Luis Jaime Cisneros ha dicho que hay un problema con el alcohol. Qué lástima. Se apura el maestro.

    A falta de secretaria tengo varios blogs. Un harén digital. ¿Blog? Sí, mis diarios en Internet. Son mis gimnasios escribales. Los sitios para mi calistenia literaria. Mi cajón de sastre. Mi carpintería –Gabo dixit–. Coloco textos míos y de gente que admiro. No frieguen, son míos. Hay otros. Contienen belleza y a veces basura. Uno de ellos, el que perpetra el señor Gustavo Faverón, dice que en mis blogs hay plagio y "volteos". ¡Qué honor, Alfredo! Ya somos tres. En el colmo confirma que mi arte consiste en plagiarme a mí mismo. ¡Qué locura!

    ¿Por qué me muerde? Explico. En mi columna "Sangre en el ojo" del 26 de enero del 2007, en este mismo lugar, sostuve que en el libro Toda la sangre, Antología de cuentos peruanos sobre la violencia política, el señor Faverón era un agente solapa al acusar de senderistas a creadores como Miguel Gutiérrez, Zen Zorrilla, entre otros. Todos escritores lorchos como explica Goyo Martínez. ¿Curioso, no? No es un asunto literario. Es dedo puro. Me reafirmo.

    Los "críticos" y algunos bloggers viven de nosotros: los creadores. Si no se mueren de hambre. Yo escribo ficción y no ficción. Mi novela Aunque me cueste la vida hace su colita en una editorial. Yo escribo poesía y periodismo. Yo soy de Hora Zero y no creo en lorchos o pitucos. Hay buenos y malos escritores como existe la lucha de clases. Soy de izquierda y no envidio. Tengo casa en la playa y almuerzo en Pescados capitales con la mía. Trabajo creando las 24 horas, por eso no soy "crítico". No tengo tiempo.

    Decía que leí a los gritos y con mi mujer el libro de Hugo Neira. He ahí el retrato de un intelectual adolescente de base 6. Venía diciendo que Neira es nuestro mejor ensayista –maneja con brillantez la literatura de las ideas– pero me ladraron. ¡Qué desagradable! Lo dejo para la próxima.

    on 11:54 a. m.