Estamos en el nuevo sitio: EL BLOG DEL MORSA - HTTP://WWW.ELMORSA.COM

escándalo: bedoya ugarteche se metió en el cuerpo de abelardo sánchez león

no encuentro otra explicación luego de leer la columna de hoy de abelardo sánchez león. que ha sido poseído por bedoya ugarteche, el que escribe en correo. publico el texto completo para que los lectores opinen. pongo sí énfasis en lo que considero las peores partes.

El Día de Todos los Santos fuimos a almorzar a un restaurante miraflorino. Ese día se había infiltrado el desborde popular, sin Matos Mar, por cierto, que bebía desde hacía rato en una mesa céntrica. Ignoro las razones que explican la 'cabeza de pollo' del desborde popular. Se emborrachan con simples chelas. Ya me quisiera imaginar cómo se comportarían con trago corto. Pero las chelas les saca a flote una bronca impresionante, una ira que todo miembro del desborde lleva dentro. Las versiones del desborde son el achorado, el informal de Gamarra, el comerciante de Mesa Redonda, el chofer de combi, el hincha de las tribunas populares. También puede ser el sicario de los narcoterroristas. Incluso, desde una perspectiva más generosa, podemos considerar a los 'otorongos' del 30%. Son los nuevos dueños del Perú --qué diría Carlos Malpica-- y todo aquel que se les coloque al frente será tildado de "tía", "señorón" o "viejo", como me llamaron a mí. No entraré en detalles acerca de la bronca en el restaurante (pura lisura, por cierto, pero acabé, para que se hagan una idea, defendiéndome con una silla al más puro estilo del Lejano Oeste.

El desborde popular se ha convertido en mancha que va a todos lados; incluso se ha trasladado a Chile y Argentina. En un reciente documental chileno, podemos constatar que no le tienen mucha simpatía a ese tipo de inmigrante que, felizmente, no es el único. La conducta envalentonada, sin reglas mínimas de convivencia, los convierte en los más odiosos del continente. En Chile los detestan. ¿Y aquí? ¿Imagínense si el Perú se gobernara al estilo egoísta de Mesa Redonda, donde la vida no vale nada? ¿Si los dueños de los buses- camión fuesen los responsables del transporte? Más allá de los nacionalismos, si no los soportamos acá, por qué lo van a hacer en Santiago.

Argentina se ha convertido en el nuevo destino del tráfico de drogas. Es toda una red que propicia una nueva cara peruana en tierra gaucha. Una cara que no es detestada solamente por mear o comer en la calle, por vivir en la bullanga, sino por su vínculo con la delincuencia. Los pabellones de Lurigancho se parecen cada vez más a la Trinchera Norte y al Comando Sur (o viceversa), y estos a los choferes de las combis.

Pero no todo es negro, felizmente, en lo que respecta a los peruanos en el extranjero. Las autoridades francesas han anunciado que buscarán entre los técnicos peruanos al tipo de inmigrante deseado. Les abrirán las puertas a los genios, que los hay, a los esforzados estudiantes, tal como lo hacen ya los canadienses y los australianos. Y a nosotros nos dejarán la chauchilla. Y nadie sabrá para quién trabaja.

una cosa es ser políticamente incorrecto y otra es ser tarado. las generalizaciones a las que cae balo sánchez león son realmente deleznables.

perútags:

24 comentarios:

  1. Anónimo said,

    Por que? Si te encuentras con un grupo de subnormales, que abundan, no tienes derecho a decirlo? Esa es gentuza, chusma, sin el menor sentido de lo que es el respeto. Pura basura.

    on 1:02 p. m.


  2. Anónimo said,

    Si lo dice el director de DESCO /centro de estudios y promoción del desarrollo...

    on 2:55 p. m.


  3. Anónimo said,

    ¿No conviene escuchar la versión de la otra parte? Sánchez León cuenta el episodio del restaurante y Matos Mar es el villano, borrachoso y abusivo. Me gustaría oir la versión de la conducta de Sánchez León. El racismo es evidente.

    on 4:27 p. m.


  4. Carlitos said,

    Que puede decir ahora despues del incendio de Vencedor, empresa de capitales chilenos ?
    Esta empresa tampoco tenia inspeccion de Defensa Civil, los bomberos encontraron que no cumplia con las minima medidas de seguridad. Cual seria la diferencia entre el incendio de Mesa redonda y el de Vencedor?
    El primero fue causado por la informalidad de algunos salvajes y el segundo ?

    on 5:17 p. m.


  5. mierda... hasta en los comentarios la gente demuestra el racismo. el director de desco, una total pena, se me cayó feo balo... vieja pituca al fin y al cabo!

    on 7:43 p. m.


  6. Anónimo said,

    que fea boca la del clasista este, boca ancha y estupida...aj

    on 8:30 p. m.


  7. LuchinG said,

    Morsa: creo que tienes razon en todos los párrafos menos el último. Ahí se te fue la mano, nocreo que haya dicho "negro" ni "chauchilla" como una forma de ironía.

    on 10:55 a. m.


  8. Anónimo said,

    BALITO CORAZON

    on 4:42 p. m.


  9. Anónimo said,

    Decir que la mayoría de choferes de combi se portan como verdaderas bestias, es la verdad. Decir que las barras bravas son una sarta de hijos de perra, es verdad. Pero a ustedes les parece "tarado" decirlo. Tienen el cerebro desfigurado por la pose "progre".

    Totalmente de acuerdo con Sánchez León.

    Pedro.

    on 6:21 p. m.


  10. Anónimo said,

    Si el escándalo que el post busca generar es porque Sánchez-León pone la cosa en términos absolutos y no mínimamente matizados ("(todos) los" y no "la (enorme) mayoría de"), bueno, pues sí, en todo hay excepciones. Porque el fondo de lo que dice es la pura purita verdad. ¿O van a decir que la forma en que obran diariamente en esta ciudad choferes de combi, informales, barrasbravas y demás es un ejemplo de conducta? Son de lo más salvaje, irresponsable y prepotente que hay.

    Por favor, el sol no se tapa con un dedo; la mayoría de los habitantes de Lima tiene un sinnúmero de hábitos deplorables que deterioran a niveles de espanto la coexistencia en esta ciudad. Y mucho peor si se es mujer: no pueden transitar por las vías públicas sin que un ejército de subnormales les digan vulgaridad y media. Es indignante, y qué bien que sea señalado en la prensa. Y luego nos extrañamos que "peruano" sea un insulto bien feo en prácticamente todo país donde los hay.

    Y no se trata de racismo (just for the record, pues he notado que calificar cualquier cosa de "racista" es el último grito de la moda en este y otros blogs); aquí lo que se repudia es la conducta, el fenotipo -pues las "razas" estrictamente hablando no existen- no tiene que ver.

    De acuerdo con Balo y con Pedro, 100%.

    on 9:48 p. m.


  11. Periquita said,

    El blog de TV Bruto muestra las cosas como son. Acaso los Comerciantes de Mesa Redonda son los Trogloditas y no son los de Edelnor, Telefonica, Cable Magico. Sino fijense como hacen las instalaciones de sus cables. Donde ponen sus antenas para celulares, en fin son las empresas transnacionales mas chichas del mundo. Lastima que las "concesiones" las ganaron esas empresas . Otra cosa hubiera sido que vinieran los gringos.
    Llaman sub normales a los pobres. Y que son los otros, acaso son normales esos que respiran smog todo el dia y se bañan en playas contaminadas ? Acaso son normales esos que van a pituquearse al Callao y subirse a una bolichera y hacerse de cuenta que estan en un crucero de Miami. O aquellos que van la fiesta ZOO donde dice bien clarito "Se reserva el derecho de Admision" y mueren quemados peor que en mesa redonda.
    Acaso son normales eso que ahora veranean en las playas de sur en terrenos robados durante el Fujimorato o los que ahora se van de dia de campo a Lurin a los terrenos robados por el Aprismo, acaso son normales acaso aquellos que se iran a hacer su parrillada al Terrazas de Chosica en los nuevos terrenos comprados a S/.1.50.
    O acaso son normales aquellos que cada Domingo se convierten en corderos cuando tratan de pasar de la carretera Ramiro Priale hacia la Carretera Central para irse a pasear junto al Rio Contaminado por las Minas. O acaso son normales los niños que se graduan cada año de la Universidad y como no consiguen chamba se hacen Masters en algo sin haber trabajado un minuto y una vez convertidos en Master van a trabajar a la empresa del papa o del tio esperando que pase el tiempo a ver que pasa. Acaso son normales aquellos que cada mañana solo leen Correo y Expreso y que en la noche solo ven a RMP y a Althaus y al dia siguiente salen a comentar lo que esos tarados hablaron. No, no son normales pero tampocos son sub normales.
    Saben que son? NADA

    on 10:37 p. m.


  12. Anónimo said,

    "ELLOS" son los nuevos dueños del Peru ...

    (cuando soliamos ser nosotros)

    "ELLOS" son choferes de combi, informales de Gamarra, hinchas de las tribunas populares

    (no son intelectuales de apellido o herederos de añejas fortunas que aun rinden para pagar un palco VIP)

    "ELLOS" se emborrachan con chelas

    (quiero verlos aguantar la botella de Dom Perignon que me estoy acabando, populacho cabeza de pollo)

    "ELLOS" se infiltran en "NUESTRO" local de Miraflores

    (por Dios, crei que se reservaba el derecho de admision)

    en fin ...

    ¿Que le paso a mi tio Balo? ¿como un incidente banal pudo sacar a flote tremendo iceberg?

    Fabber (sin acceso a google y con tildes desactivadas)

    on 1:02 a. m.


  13. Ay, Falo, Falo, yo entendía que el desborde popular era el gran conjunto de migrantes que han ido llegando a Lima (es decir, nuestros padres o abuelos) porque en sus ciudades no recibían la atención del Estado necesaria y ahora me dices otra cosa o ¿es que entendí mal el libro? (no me extrañaría la verdad).

    Si entendí mal el libro y resulta que lo que dice el tío Falo es cierto, es decir que el desborde popular planteado por Matos Mar es aquella "chauchilla", ah, bueno, gracias por explicarlo de una forma tan ilustrativa.

    Si me pongo "semiótico", hay que notar que Falo (¡qué obsesión con el falo! pero no pueden negar que el apelativo se presta pero, ya pues, en adelante le diré "tío Eff") dice "desborde popular, sin Matos Mar", es decir, es la versión del tío Eff no la de Matos Mar (en adelante M&M, a gusto del tío Eff); la versión del tío Eff seria la versión "malvada" y la de M&M, la buenita (según mi lectura de "Desborde...") ¿podría surf?

    Continuando con la "semiosis", dice el tío Eff que la cosa terminó en bronca, no entiendo; por lo que puedo entender, la versión del "desborde" del tío Eff (seguro se ha aprovechado de que M&M no registró la marca en indecopy&paste y además con la leyenda... ¿no puedo decir negra, no? que dice que la autoridad del libro está discutida porque M&M no menciona colaboradores...) ¿qué decía? que la versión "malvada" se salta las reglas, se pasa de la raya, pues debería ser más explícito con lo de la bronca ¿por qué fue? ¿por defender el honor de alguna dama? digo, no sé supone que lo que se "usa", lo "legal", lo "civilizado" es que la administración del local se encargue de "desfacer esos entuertos" porque sino, ¿a qué clase de huariques de medio pelo suele ir el tío Eff?

    Sin embargo, y sin semiótica de por medio, si resulta que mi lectura de "Desborde..." es la "correcta" (si tal cosa es posible), uuuyyy, uuuyyy, parece que ese Falo no sólo mea pichi sino que también bota caca y con ventilador.

    p.d. Si SL (Sánchez León, por si acaso) quería ponerse "culturoso", digo, es un decir, debió optar por algo un poquito menos ambiguo y decir, por ejemplo, "Nuevo Sendero", así medio que citaba al libro de Hernando Soto (que es el que puedes leer si Matos Mar y IEP te parece o suena muy "caviar") y pasaba más piola.

    on 3:51 a. m.


  14. LuchinG said,

    Defensores de Sánchez León:
    En una película para televisión que no me acuerdo dónde ni cuándo pasaron, contaron la historia de un chico negro que venía de un gueto y estudió en un colegio privado norteamericano (según recuerdo, se trataba de una historia real). Hay una escena en la que el chico está agarrándose a golpes con alguien y otro chico le dice:

    - ¿No sabes arreglar las cosas civilizadamente? ¡Esto no es un gueto!

    - Eres un maldito racista.- le responde el chico.

    - Yo no he mencionada nada acerca de las razas. He dicho "gueto", que no tiene nada que ver.

    En otra parte de la película, el chico dice: "Esta gente es tan pendeja que se las arregla para decirme negro sin decirmelo con esas palabras". No es dificil hacer la conexión:

    - Los habitantes de un gueto son incivilizados
    - Los negros son habitantes de los guetos
    - Los negros son incivilizados.

    Por supuesto, es un razonamiento falaz. Ni todos los negros viven en un gueto, ni todos los habitantes de un gueto son incivilizados. Sánchez León tendría que haber dejado bien claro que razonar así es cometer una falacia; al no hacerlo, su artículo se convirtió en racista.

    Morsa: Leí el post de Faverón, y para ser honestos, cuando leí el artículo de Hildebrandt, sólo me di cuenta de que él identificaba civilidad con realeza o élite, no me di cuenta de los detalles que él menciona. ¿Por qué no se ha criticado con la misma fuerza a Hildebrandt?

    on 10:11 a. m.


  15. Roberto said,

    luching: lo de hildebrandt lo leí después y me pareció terrible también. es la lógica de la generación del 900 (riva agüero y compañía), según la cual mejores indios eran los indios de antes, ya que los actuales se están corrompiendo.

    a mi me movilizó el caso de abelardo sánchez porque es alguien que finalmente viene de las ciencias sociales, editor de una revista de política y ciencias sociales, al que uno podría pedirle mucho más rigor científico al momento de escribir y reflexionar.

    finalmente, como he dicho a harta gente, mi rollo no es contra abelardo sánchez, sino contra su escrito.

    como he repetido varias y varias veces, no voy a decir "abelardo sánchez es racista" (finalmente no lo conozco); el racismo es un constructo social que se pone en escena en lo cotidiano. se naturaliza en nuestras palabras y acciones. por eso me movió lo del texto "los hijos del desborde popular".

    on 10:19 a. m.


  16. Anónimo said,

    Me parece que hay de las dos cosas: hay un racismo del que ni el mismo Balo se debe dar cuenta, pero también hay un elemento cierto. Hay gente en este país que tiene las características que balo comenta, y lamentablemente, hay mucha. Y lamentablemente, es pobre. Y lamentablemente, es chola. Y lamentablemente, tiene un nivel educativo bajo. Y lamentablemente, un interminable etcétera. Pero no son todos, OJO a las generalizaciones.

    Lamentablemente, también provienen de estos estratos la mayoría de migrantes, precisamente porque al estar en un país clasista y ser pobres, al estar en un país racista y ser cholos, al estar en un país pobre y tener bajo nivel educativo, son los cholos, pobres y sin educación los que menos oportunidades tienen, ¿o no? Pero OJITO, dentro de estos inmigrantes hay gente esforzada, buena y trabajadora, y no dudo que sea mucha, pero no hace noticia, porque las noticias suelen ser malas noticias.

    Es demasiado complejo el tema para tocarlo tan a la ligera. De cualquier manera, creo que cada quién debe hacer una autocrítica: solo vamos a cambiar este país si a)conseguimos una buena política educativa desde el Estado; y b) vemos cómo estamos contribuyendo nosotros con este problema.

    Yo les cuento: cuando era chibola, cada vez que un hombre me decía cosas groseras en la calle, mi primer insulto era "cholo de mierda" o "indio de mierda". Y no lo hacía porque pensara que "así son estos indios" ni nada así, sino que lo hacía porque sé que en un país racista como ese, decir "indio" o decir "cholo" era uno de los mejores insultos que podría encontrar. Hasta que me di cuenta de lo cagada que estaba yo, reproduciendo ese círculo de odio, y de "nosotros" y "ustedes". Y cambié. Ahora he dado otro paso: no voy a sitios que tienen políticas abiertamente discriminadoras. ¿Por qué le voy a dar la plata que me gano chambeando como esclava a un cojudo que viene a discriminar? ¿Por qué le voy a pagar la jato de playa a una pelotuda que recrea códigos de odio en mi país?

    Creo que todos tenemos que mirar bien adentro y cambiar. Lo demás es PURA POSE.

    on 12:55 p. m.


  17. Balo clasista, ¿qué? ¿No sabías eso?

    Vale, se puede pasar piola que como cronista o escritor no pase de aceptable, pero hay que reconocer que sus odios reprimidos por esa corrección política que tiende a mostrar se suelen plasmar en ciertos escritos suyos.

    No es la primera vez que pone un tabique infranqueable entre lo "culto" y lo popular, este último estrato reflejado en algo que muestra como totalmente opuesto a él, que no interesa en absoluto desde su punto de vista: El comerciante informal, el ambulante a veces, otras veces el hincha de la Trinchera Norte.

    Lástima, le falta más de una vida para, al menos, tener la tirria talentosa y agraciada (muy aparte de mis discrepancias con sus opiniones) de Andrés Bedoya Ugarteche.

    on 8:02 p. m.


  18. Bueno, yo como estudiante PUCP lamento que la pose progre esté tan encarnada en mi campus y tenga integrantes tan, tan, tan... como Baldo(sero) Sánchez León.

    on 8:05 p. m.


  19. Jimmy said,

    Patético lo de Balo, me puse a pensar que responder a este post, pero nada mejor que actuar al mejor estilo de uno de sus compinches: Bryce y piratear descaradamente la opinión de Periquita:


    Periquita dijo...
    El blog de TV Bruto muestra las cosas como son. Acaso los Comerciantes de Mesa Redonda son los Trogloditas y no son los de Edelnor, Telefonica, Cable Magico. Sino fijense como hacen las instalaciones de sus cables. Donde ponen sus antenas para celulares, en fin son las empresas transnacionales mas chichas del mundo. Lastima que las "concesiones" las ganaron esas empresas . Otra cosa hubiera sido que vinieran los gringos.
    Llaman sub normales a los pobres. Y que son los otros, acaso son normales esos que respiran smog todo el dia y se bañan en playas contaminadas ? Acaso son normales esos que van a pituquearse al Callao y subirse a una bolichera y hacerse de cuenta que estan en un crucero de Miami. O aquellos que van la fiesta ZOO donde dice bien clarito "Se reserva el derecho de Admision" y mueren quemados peor que en mesa redonda.
    Acaso son normales eso que ahora veranean en las playas de sur en terrenos robados durante el Fujimorato o los que ahora se van de dia de campo a Lurin a los terrenos robados por el Aprismo, acaso son normales acaso aquellos que se iran a hacer su parrillada al Terrazas de Chosica en los nuevos terrenos comprados a S/.1.50.
    O acaso son normales aquellos que cada Domingo se convierten en corderos cuando tratan de pasar de la carretera Ramiro Priale hacia la Carretera Central para irse a pasear junto al Rio Contaminado por las Minas. O acaso son normales los niños que se graduan cada año de la Universidad y como no consiguen chamba se hacen Masters en algo sin haber trabajado un minuto y una vez convertidos en Master van a trabajar a la empresa del papa o del tio esperando que pase el tiempo a ver que pasa. Acaso son normales aquellos que cada mañana solo leen Correo y Expreso y que en la noche solo ven a RMP y a Althaus y al dia siguiente salen a comentar lo que esos tarados hablaron. No, no son normales pero tampocos son sub normales.
    Saben que son? NADA


    Lo último: ¿Por qué tantos participantes se escudan el “anónimo” para lanzar sus comentarios?

    on 11:06 p. m.


  20. Wilfredo Ardito said,

    Les dejo mi comentario sobre lo que me pasó ese mismo día, creo que cerca de donde Sánchez León se sentía tan afrentado.
    Saludos cordiales,
    Wilfredo Ardito


    UN DESBORDE DE ABELARDO SÁNCHEZ LEÓN
    Wilfredo Ardito Vega


    En medio de los aplausos, los danzantes de tijeras se retiran del escenario, mientras continúa la venta de tradicionales wawas, los panes en forma de bebé provenientes de Ayacucho, Pasco, Cusco y otros lugares. Un grupo de bailarines de huaylas sube al estrado y, entretanto, yo no puedo evitar pensar que hace algunas décadas esta celebración hubiera sido impensable en una plaza limeña, con mayor razón en la Plaza de Armas de Surco.

    Ese mismo Día de Todos los Santos, el escritor Abelardo Sánchez León vivía una experiencia distinta que lo motivó a escribir “Los hijos del desborde popular”, un artículo impregnado de discutibles apreciaciones desde las primeras líneas, cuando Sánchez califica a sus contrincantes como “infiltrados”. Al parecer, para acudir a determinados establecimientos no es importante sólo la capacidad económica, sino la pertenencia a una clase social tradicional.

    Quizás, efectivamente, el autor fue insultado, pero he conocido varios conflictos donde una de las partes se siente agredida por la sola presencia de personas diferentes a él en un lugar (restaurante, supermercado, café, playa o iglesia) que consideraba “exclusivo”. En ese contexto, un empujón involuntario, una sonrisa o una mirada se convierten en una falta de respeto inaceptable frente a la que se reacciona con altivez. El supuesto agresor siente que no cabe disculparse con un individuo arrogancia. Ambas partes se sienten afrentadas y en ambas afloran concepciones de orgullo, honor y dignidad herida. Se pasa a las palabras hirientes, a los insultos racistas (cholos y pitucos) y a veces a la violencia física.

    Lo sorprendente es que Sánchez parta de su penosa experiencia para generalizar una descalificació n respecto a un amplio sector de la sociedad, que parece constituir una amenaza para el Perú. Inclusive la palabra desborde aludiría a alguien que no está en su lugar, como si tuviera nostalgia de la sociedad estamental de hace unas décadas.

    No es la primera persona que critica la “conducta envalentonada” de algunos peruanos cuyos padres quizás no molestaban mucho porque eran sumisos y conocían su lugar. Sin embargo, la peor carácterística que describe es la “ira que todo miembro del desborde lleva dentro”, llevándoles, inclusive, a convertirse en sicarios. Me recuerda al propietario de un local racista, que justificaba su conducta diciendo: “Yo simplemente no los dejo entrar, pero si voy a una discoteca del Cono Norte seguro me matan a mí y violan a mi enamorada”. La semana pasada, un abogado me comentó en clase, con absoluta convicción: “En los conos se flagela y entierra vivos a los delincuentes” . Cuando escucho estas frases, recuerdo los cierrapuertas de Huaraz, que según mi abuelita, se producían cada vez que existía el rumor que los indios se habían sublevado.

    Resulta extraño que Sánchez considere que los “nuevos dueños del Perú” son los explotados choferes de combi y los vendedores de Gamarra, que concluyen cada noche una jornada laboral de 14 o 16 horas. Más extraño aún es considerar que la migración al exterior no se debe a la pobreza, el neoliberalismo o la falta de oportunidades, sino a una necesidad de violar leyes a costa de los demás.

    Lejos de condenar la xenofobia, se describe a los migrantes peruanos como “los más odiosos del continente” y se justifica que “la cara peruana” (sic) sea detestada. Un documental muy criticado en el mismo Chile sirve de fundamento para aseverar que los chilenos no tienen por qué soportar gente que “no soportamos acá”, a quienes llama “chauchilla”.

    El uso frecuente de la primera persona plural no es tan desconcertante, porque otras personas comparten su percepción fatalista ante el quiebre de las barreras estamentales. Por eso han surgido “refugios étnicos” como las playas de Asia, donde se puede pretender que el resto del país no existe. Una amiga mía me confesó que su hijo le había pedido que lo retirara de la Universidad Católica... porque “había mucha gente de los conos”.

    El artículo de Sánchez parece coincidir también con el que publicó Alan García hace algunas semanas, responsabilizando del atraso del Perú al egoísmo de campesinos y nativos calificados de “perros del hortelano”. Habría que pensar mas bien en las consecuencias de los niveles de viveza, abuso, improvisación y egoísmo en las élites y su incapacidad para promover el desarrollo de la sociedad.

    Curiosamente, yo cada vez percibo que, a pesar de las diferencias raciales o del lugar de origen, cada vez los limeños nos parecemos más entre nosotros, en lo bueno y en lo malo, desde lo que comemos hasta donde compramos. En todos los sectores sociales se emplean expresiones como “tía” o “viejo”, que desencadenó el altercado en el restaurante, aunque eso sí, “señorón”, creo que nadie lo dice.

    Quizás sería aconsejable que el próximo del Día de Todos los Santos, Abelardo Sánchez León se dé una vuelta por la fiesta del T’ant’a Wawa en la plaza de Surco. Acaso, en lugar de frustración, pueda sentir esperanza... y aunque en la fiesta también se vende bastante vino, no tendrá que armarse de una silla para defenderse.

    on 7:22 p. m.


  21. Anónimo said,

    Creo que no hay justificación para las expresiones de Aberlardo Sánchez León.

    Que lejos los tiempos en que admitía, sin odios, que "La esencia del Perú está en la vertiente chola", allá, por enero de 2006: http://www.elcomercio.com.pe/EdicionImpresa/Html/2006-01-11/impOpinion0436697.html)

    Y es que en nuestro país Todos Somos Cholos: http://podercholo.blogspot.com

    on 8:54 p. m.


  22. Los medios, capturados por la derecha cavernaria, venden desde hace años una variedad de productos mediáticos: estan los "comerciantes inescrupulosos", "chóferes asesinos", "peatones irresponsables", "huelguistas violentistas", , y etc de agresiones al ciudadano, propias de un estado.. ni siquiera estado, una República Bananera, que en el fondo buscan "controlar" al ciudadano mediante el temor, como lo hacía sendero luminoso (ahora los atentados no son coches bombas, son los accidentes de transito, cada día mueren destrozados 10 peruanos "irresponsables").

    Como cualquier publicidad, la repetición de estos productos mediáticos hace que gente estupida los "compre".

    Creo que el post al que se refiere periquita es este sobre edelnor http://tvbruto.blogspot.com/2007/11/edelnor.html

    ¿Se han dado cuenta que las redes aéreas de edelnor además de ser un atentado por el peligro q representan(en caso de sismo, incendio, etc) y además de afear la ciudad, su presencia hace que no se puedan sembrar árboles o en su defecto se siembren ficus y otros arbustos que no se eleven a las alturas de los cables?

    on 10:02 p. m.


  23. Anónimo said,

    Entiendo perfectamente lo que sostiene Balo porque yo también lo he sufrido, igual como lo han sufrido muchos de los que aquí escriben y la pegan de progres ofendidos. Supuestamente vas a un restaurante con tu familia a pasarla bien y te encuentras con que en la mesa cercana hay una banda de animales que vociferan, se insultan, se ríen estruendosamente (¿han visto cómo los achorados se aplauden a sí mismos cuando celebran sus bromas de mal gusto?), eructan y empiezan a incrementar su mala conducta poco a poco.

    Los dueños del restaurante, billete manda, no les dicen nada. Cuando intentas buscar otra mesa, no hay. Caballero nomás, o permites que eso siga así o te levantas en prima para pedirles que –suave, hermano– bajen la voz, no suelten lisuras que “hay damas y niños”, o lo que sea.

    El más sobrio probablemente recrimine a los demás “oe, sí, compadre, no hables lisuras, mira que el señor tiene razón”, pero como están en patota, a los demás animales tus reclamos les llegan simplemente al chopin y, pasados unos segundos, vuelven a la carga, sazonados con insultos, burlas o chapas (“el viejo narizón jajajajajaja”).

    Como no estás dispuesto a envenenarte el almuerzo con esos animales, molesto optas por quitarte a otro lado con la family, mientras los demás comensales soportan/se hacen los locos. Ganaron los animales, perdiste tú. ¿O es el revés?

    Otra: a mis hijos no los llevo al estadio ni cagando. La última vez que fui (hace unos tres años) a la salida vi cómo a un hincha de Cristal lo pateaban en mancha los barrabravas de Alianza. Cuando terminaron la faena, el más “valiente” se orinó sobre la víctima. Hace poco, manejando en Angamos (Surquillo), tuve que frenar en seco porque pasó una mancha de trincheronortes a la que casi atropello. Uno de ellos, un zambo faltoso con camiseta crema, se sobreparó para golpearme el capote del carro como cobrador de combi, tras lo cual metió un pollo en el parabrisas. Y eso que yo llevo colgado en el espejo retrovisor el pañito ambientador con el escudo de la “U”. Cojudo yo. ¿Qué me hubieran hecho si por desventura llevaba el escudito de Alianza Lima?

    Claves para entender este comentario: lo primero me pasó en un restaurante de Asia, y los animales eran –sospecho por la pinta– estudiantes de la UPC, de la de Lima, de la Sanganazo o de la Católica, si no escolares del Markham, del Newton o del Santa María, por así ilustrarlo...

    Los segundos, obvio, eran cholos, negros y zambos de Sullorqui. Como el spot de TNT: “Pasa en la vida real, pasa en el Perú”. Ser achorado no es una cuestión de piel, es una cuestión de idiosincrasia.

    Lo hipócrita sería que quien tiene cierta EDUCACIÓN, tenga que soportar calladamente el cada vez más mayor envilecimiento de la sociedad peruana. Que tire la primera piedra el que no se sienta con ganas de mandar a la mierda a estos jijunas que nos cagan el país.

    on 2:48 a. m.


  24. Julio said,

    "hijos de p.." existen en todas las razas (o en todos los tonos de piel) El artículo discrimina a unos y absuelve por omisión a otros.

    "Todos los choferes de combi son delincuentes, los informales,...etc" ¿Y donde están el estado, la educación pública, los medios de comunicación? ¿Que hacen por revertir esta cultura de la pendejada que empezó a forjarse con el primer gobierno de alan?

    ¿No es igual de delictivo que los canales de señal abierta agredan la suceptibilidad de los niños exponiendolos (y educandolos) a contenidos violentos o para adultos?

    ¿Acaso los que dirigen y auspician los medios de comunicación manejan combis, son barras brava o despachan desde luri?

    --------------------------------

    ¿Porque no pensar en un "uso" de los bomberos por parte de grupos económicos (saga, ripley, el comercio) y políticos) que anteriormente ya los usaron(banco de la nacion - marcha de los 4 suyos)?

    on 11:23 a. m.