Estamos en el nuevo sitio: EL BLOG DEL MORSA - HTTP://WWW.ELMORSA.COM

controversias: la píldora del día siguiente

el levonorgestrel es un anticonceptivo hormonal. esto, en buen castellano, significa que no permite la concepción. no funciona una vez que el óvulo ha sido fecundado y se ha pegado a las paredes del útero.

es decir, no funciona después de la concepción. si la lógica y la razón funcionan, significa que si no hay concepción, no hay forma para que el levonorgestrel sea abortivo.

la serie de intervenciones de la iglesia católica sobre "la defensa de la vida" y el derecho de las mujeres por decidir sobre su cuerpo esconde no otra cosa que una historia de intervenciones sobre la moral y las buenas costumbres. no importa aquí el llamado derecho a la vida (por eso que aparecen los católicos, irónica y contradictoriamente, tanto defendiendo ese derecho a la vida como la pena de muerte).

ojo que ya se viene la guerra católica contra el condón y su uso para prevenir enferemedades de transmisión sexual.

y lo que no entienden los llamados defensores de la vida (porque, como grandes defensores de la Verdad con V mayúscula, conocen poco de mujeres, parafraseando a nietzsche) es que no se trata de algo fácil: no es simplemente tomar la pastilla, frente a la posibilidad de un embarazo no deseado. los efectos tanto fisiológicos como sicológicos van quedando. ¿le han preguntado a alguna mujer que está a punto de tomar una pastilla de estas, qué piensa, qué siente?

aquí lo que se discute no es que las mujeres en general tomen todo el tiempo pastillas anticonceptivas de emergencia. sino que tengan acceso a la información y a las propias grageas a través del estado, que para eso sirve. lo otro será contribuir a la ampliación de las múltiples brechas: por un lado mujeres (costeñas, con ingresos económicos, criollas, hispanohablantes en general) que pueden decidir (porque tienen el dinero y los recursos) y por el otro mujeres (de la sierra y la selva, con bajos ingresos, andinas y amazónicas, en general). es decir, una forma más de acentura la exclusión y la discriminación en este país.

según lo que muestra césar hildebrandt en su columna diaria en la primera (y recogida en el blog césar hildebrandt):

Hay 600,000 embarazos no deseados cada año en el Perú. De ellos, 180,000 corresponden a adolescentes y de ese número 153,000 son casos de violación.
¿es posible también preguntarnos sobre la procedencia de estos casos? creo que, terrible y lamentablemente, no vamos a tener mayores sorpresas.

perútags:

11 comentarios:

  1. pues es falso que el farmaco no actue despues de la concepcion, lo que se llama el "tercer efecto". Se trata claramente de una mentira cuando los propios fabricantes especifican en los prospectos que uno de los mecanismos de funcionamiento es el impedir la implantacion del ovulo fecundado.

    La Iglesia no defiende la pena de muerte. Revisa lo que dijo cipriani al respecto. Que hayan catolicos que si lo hagan, no invalida el magisterio de la iglesia al respecto.

    Cuando la iglesia insiste en la defensa de la vida del no nacido lo hace con pleno conocimiento del problema de los embarazos no deseados y las violaciones. El acabar con la vida del no nacido no es solucion al problema ni alivio, salvo en lo economico. El problema en principio es el respeto a la vida, y de responsabilidad por parte de la sociedad la cual deberia actuar sobre la raiz problema y no ponerle un parche inutil que finalmente alienta el abuso.

    on 9:11 p. m.


  2. La gran falacia. "no permite la concepción. no funciona una vez que el óvulo ha sido fecundado y se ha pegado a las paredes del útero".

    El mismo folleto de la AOE dice que impide la implantación DEL OVULO FECUNDADO (eufemismo para no referirse al embrión por su nombre).

    Se trata de que no hay ningún estudio científico que avale al 100% que la píldora esa no es abortiva.

    Lo que dicen que firman esos informes es que "opinan que no lo es". No dicen categóricamente que está comprobado que no lo es. O si lo dicen, lo hacen bajo el novísimo supuesto de que "antes de la implantación del embrión, no hay embarazo". O sea, de que el embrión no (con)tiene vida.

    on 10:30 p. m.


  3. Otrosí digo: el embrión o óvulo fertilizado, aún antes de su implantación, recibe el nombre de "concebido" y como tal es sujeto de derecho en nuestra Constitución.

    on 10:34 p. m.


  4. Anónimo said,

    Yo pienso que la AOE si debe ser legal, ya que evitaría que vengan niños al mundo cuyos padres son unos imbéciles que no se controlan (adolescetes bajo efectos de alcohol y/o otras cosas) o que han sido producto de una violación. Ese niño vendría al mundo para sufrir. ¿Eso es bueno?

    Además, tiene que ser complementado con un programa a gran escala de educación sexual. Deben enseñarle a los muchachos a que el sexo es bueno y que DEBE TENERSE DE MANERA RESPONSABLE. ¡A la guerra siempre se va con casco!.

    Para más información, escuchen "Casco" de Roberto Blades. Es una forma amena de enterarse de las consecuencias de jugar sin protección.

    PD: Gracias a Cipriani y otros malos purpurados de la sociedad anónima abierta, afiancé mi idea de que soy ATEO y que el cristianismo, entre otras religiones que también lo son, es la forma de propaganda invasiva más grande que ha existido en la historia.

    PD2: Aparte, bien lo dice la historia, de quien debemos siempre de aprender. Cada vez que la Iglesia ha metido sus narices en algo, siempre ha salido mal. Léase Darwin, Las Cruzadas, El Imperio Romano Germánico, etc, etc, etc.

    on 3:01 p. m.


  5. Hyperion said,

    Ocram decía en su blog que "el Morsa te explica en dos líneas porqué la AOE no es abortiva". Sin embargo, las dos primeras líneas de este post, por el contrario, lo que hacen es sembrar dudas.

    En todo caso, más allá de este tema concreto, creo que es momento de que la jerarquía eclesiástica reflexione si la posición que ha mantenido hasta el momento en relación con los métodos anticonceptivos artificiales es adecuada y si es acorde con las enseñanzas de Cristo. ¿Cómo podemos los católicos luchar contra el aborto, si al mismo tiempo vamos a estar oponiéndonos a los métodos que evitan embarazos no deseados?

    on 10:49 a. m.


  6. Roberto said,

    yo no sé qué deben hacer los católicos (no pertenezco a dicho grupo), pero este es un problema de ciudadanos peruanos.

    on 2:03 p. m.


  7. Hyperion said,

    Sí, Roberto, sabía ya que no eres católico. En realidad, el segundo párrafo de mi comentario iba más bien dirigido a los católicos que estaban tomando parte en este intercambio de ideas. Pero éste es tu blog: debí centrar mis comentarios en las ideas que tú expones, y no usar tu espacio para temas que, con todo derecho, no deseas plantear. Mil disculpas.

    on 3:32 p. m.


  8. Pues como ciudadano se debe sopesar las consecuencias de una MENTIRA como la del AOE. Como ciudadano deberia respetar el derecho a la vida de un no nacido, o por lo menos pensar que su eliminacion no resolvera ningun problema de abuso, incluso economico. Todo lo contrario lo alentará.

    Ser ciudadano no es ser carente de conciencia ni criterio propio. En todo caso para efectos democraticos, que ciertos ciudadanos sean sensatos: "Para mi el no nacido no tiene derecho a la vida".

    on 6:01 p. m.


  9. Anónimo said,

    el problema no es si eres catolico o no, el problema es mas profundo, es ¿e abortiva o no?, el comentario de Guille de Maus tiene y esta hecho sobre la base de los hechos: "pues es falso que el farmaco no actue despues de la concepcion, lo que se llama el "tercer efecto". Se trata claramente de una mentira cuando los propios fabricantes especifican en los prospectos que uno de los mecanismos de funcionamiento es el impedir la implantacion del ovulo fecundado".
    Este medicamente es abortivo porque actua contra el ovulo fecundado, o sea contra el nuevo ser o la nueva persona que ya inicio un proceso que terminara con la muerte. Por eso la razón me obliga a rechazar esta pildora. No se trata de creencias religiosas, acaso si no soy religioso tengo el derecho de matar, eso es absurdo. tanto los creyentes y los no creyentes estan obligados a respetar la vida. pepe

    on 11:04 a. m.


  10. Roberto said,

    no.

    el medicamento no actúa sobre el óvulo fecundado.

    creo que eso está más que claro.

    lo siento por los que lo sienten así.

    y, como lo dije en el post, para mi, aquí hay un subtexto o guión oculto mayor: el control sobre nuestra sexualidad, el control sobre nuestro cuerpo, y, por supuesto, el control sobre la moralidad.

    y la moralidad, según mi punto de vista, es algo de cada persona y sobre lo que no es posible legislar (al menos en democracia).

    on 8:19 p. m.


  11. Anónimo said,

    Me parece importante rescatar de este tema la falta de difusión de información sobre sexualidad en nuestra sociedad, entre otros. Creo que es bueno que lo comenten y que vean más allá de la polémica causada por el catolicismo ,entre otras religiones, que tachan a esta píldora de abortiva.
    En mi opinión, y como mujer que ha utilizado la píldora, creo que es importante que se discuta sus consecuencias ya que hay muchas razones por las que una mujer la puede utilizar, ya sea por un descuido personal, irresponsabilidad o por violación; y en lo particular me gustaría saber que efectos puede tener en el organismo.
    Sé que en el Perú la religión católica sigue siendo la que dicta la moral en la mayor parte e nuestra población, pero me parece injusto que se discuta su uso si es que ni siquiera son capaces de ver la realidad y aceptar que es una manera de prevenir un embarazo no deseado y que en cierta manera evita un aborto que es otro tema de gran polémica. Además, me gustaría saber que estas opiniones emitidas salen de la boca de una mujer, que como se ha mencionado en este blog, sabe como una se siente al tener que utilizar la píldora y sentir incomprensión de parte de la sociedad. No es que crea que deba verse como algo bueno, pero al menos saber que su uso es de EMERGENCIA y que muchas jóvenes que ya tienen vida sexual entiendan esto.

    En todo caso, mi gran interrogante es si se debe seguir con esta polémica ,que nunca va a tener fin, de juzgar el uso de esta pastilla o educar a nuestra sociedad de pensamientos arcaicos sobre la sexualidad que todos experimentamos durante toda nuestra vida. Creo que todos tenemos derecho a una educación, pero completa, es decir, que incluya educación sexual.

    on 8:05 p. m.